blog | temas ambientales

Los sistemas colectivos de responsabilidad ampliada del productor (SCRAP) en España

La Ley 7/2022, de 8 de abril, relativa a residuos y suelos contaminados para una economía circular, es un hito importante en la gestión sostenible de residuos en España. Esta ley tiene como objetivo principal reducir la generación de residuos y fomentar la economía circular. A continuación, exploraremos cómo esta ley se relaciona con los SCRAP y su impacto en la gestión de residuos.

Principios de la Economía Circular

La Ley 7/2022 busca sentar los principios de la economía circular a través de la legislación básica en materia de residuos. Estos principios incluyen:

Prevención y Reducción

El objetivo es minimizar los efectos negativos de la generación y gestión de residuos en la salud humana y el medio ambiente.

Uso Eficiente de Recursos

La ley promueve un uso eficiente de los recursos, alineado con los principios de la economía circular. Esto implica reducir la dependencia de los vertederos y fomentar modelos económicos circulares.

Lucha contra el Cambio Climático

La gestión sostenible de residuos contribuye a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes atmosféricos.

Protección del Medio Marino

La correcta gestión de residuos evita que estos lleguen al medio marino, apoyando los objetivos de conservación ambiental.

SCRAP en el Contexto de la Ley

Los Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP) desempeñan un papel crucial en la implementación de la ley. Algunos puntos clave son:

Definición de SCRAP

Los SCRAP son entidades que agrupan a productores para cumplir con sus obligaciones de gestión de residuos. Estos sistemas colectivos se centran en la recogida, reciclaje y tratamiento de residuos.

Objetivo de los SCRAP

Los SCRAP buscan garantizar una gestión adecuada de los residuos y contribuir al cuidado del medio ambiente. Trabajan en colaboración con productores, administraciones públicas y otros actores.

Ejemplos de SCRAP en España

Algunos SCRAP autorizados en España incluyen:

  • Ecoembes: Envases domésticos ligeros
  • Ecovidrio: Envases domésticos de vidrio
  • SIGRE: Envases de medicamentos y medicamentos caducados
  • Sigfito: Envases de productos agrarios
  • AEVAE: Envases de productos fitosanitarios y fertilizantes
  • Envalora: residuos de envases industriales y comerciales en los sectores de la química, los plásticos, el caucho y la construcción.

Aceites usados

Pilas y acumuladores

Neumáticos fuera de uso

Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos

En resumen, la Ley 7/2022 establece un marco normativo para la gestión sostenible de residuos y la transición hacia una economía circular. Los SCRAP desempeñan un papel fundamental en la consecución de estos objetivos.